Ultimas Noticias

ATENCIÓN DEL SEXO Y LA SEXUALIDAD

¿Cómo se lleva la sexualidad a la clínica? Para un ejercicio más libre y placentero de nuestra sexualidad, aquí algunas líneas donde poner en discusión aquello que llamamos “natural”. La salud sexual, de nuestro disfrute, de nuestro cuidado, es tan relevante como la salud de nuestra psiquis, como la salud de nuestro cuerpo, se convierte entonces en una parte importante de nuestra salud integral, debemos darle atención.



Como dice Calle 13 “la Sexualidad rodea todo lo que soy”, pero cuando decimos sexualidad ¿es solo sexo?, la sexualidad incluye varios aspectos más de nuestra vida, lo cual puede resultar interesante conocer para un ejercicio más libre y saludable de nuestra vida sexual o nuestro ser sexual.

Sexo es un término que está incluido dentro de la sexualidad, y refiere un vínculo que se establece con otro, otra, otros u otras, donde prima la energía sexual, y por otro lado nuestro cuerpo, por lo tanto sexo aquí entendido como relación sexual. Además como cualquier otra interacción social, el sexo tiene un componente comunicativo muy importante, es una forma de comunicarnos con otro ser. Ahora bien, la forma en que vivimos este vínculo está relacionada con la forma en que nuestra sexualidad se ha ido construyendo y como hacemos ejercicio de la misma, aquí es donde podemos ampliar el termino y dejar de pensar que sexualidad es solo sexo.

Podemos dividir la sexualidad en 4 aspectos: lo biológico, lo afectivo, lo erótico y el género. 

Lo biológico refiere al cuerpo, el sexo con el que nacimos, la manera en que utilizamos nuestro cuerpo para llevar adelante nuestra sexualidad, cómo utilizamos nuestros caracteres sexuales primarios (genitales). Aunque parezca muy sencillo y pensemos que hay claramente dos sexos y los genitales se usan de una determinada manera, no es del todo así, y esto es porque no somos seres exclusivamente biológicos, somos aún más complejos que pura biología. Aquí es donde agregamos otro componente como la afectividad, cómo nos vinculamos con nuestro entorno afectivamente, tiene que ver con nuestra personalidad, con lo que aprendimos y como lo aprendimos, con la forma en que nos vinculamos y con quienes, en definitiva, con la expresión de nuestro mundo emocional y psíquico. Otro de los componentes mencionados es el género, es el aspecto más social de nuestra sexualidad, nacemos con un sexo (el cual no es único e inmodificable) y según la sociedad en la que habitemos eso significa que se esperaran de nuestro sexo determinadas conductas o preferencias, a lo biológico ahora se suma el aspecto cultural que acompañará en la conformación de nuestro ser sexual. Con respecto a lo erótico, recién aquí es donde podemos hablar del vínculo sexual, de lo que nos gusta, nos erotiza, nos conecta con nuestro deseo sexual, es decir, qué, quien o quienes, de qué forma, cuando, etc.

Estos 4 elementos o aspectos, van a conjugarse en un solo ser de manera única, nuestro ser va a procesar todos estos datos para expresarse y vivir la sexualidad como la sentimos, como nos la enseñaron, como nos parece adecuado, como procesamos la información que el medio nos da.

Quizás pensemos que la sexualidad es algo natural y que por tal no tiene sentido la intervención en la misma, ya sea desde la clínica o desde la educación. La sociedad nos enseña, y esos mensajes no son siempre beneficiosos para las personas, los llamados mandatos sociales hablan de aquellas cosas que “deben ser así” porque de lo contrario seremos excluidos o al menos juzgados, y de alguna forma penados frente a otros/as. Como seres sociales que somos, la aprobación y la vida en convivencia social es muy importante para nuestra supervivencia, el rechazo o aislamiento es un precio que no queremos pagar, y así muchas veces acatamos sin razonar, pero nuestra mente, afectividad, cuerpo, erotismo, nos mandata ciertas cosas también, y aquí se entra en un conflicto, donde la resolución no siempre nos es favorable. En lo que respecta a la sexualidad y el ejercicio de la misma, nuestra sociedad es bastante estricta, hay buenas prácticas que sostener, aunque así no nos parezca tanto en la actualidad, las restricciones están delimitándonos, y muchas veces limitándonos. No hay una respuesta única, ni una única forma de resolver los conflictos que se nos desatan internamente, si podemos buscar nuestra mejor forma de vivirnos y convivirnos más placenteramente, y allí es donde la clínica se presenta como uno de los espacios de búsqueda de respuestas o estrategias en pos de mejorar nuestra vida. 

En clínica sexológica se abordan todas aquellas cuestiones que están relacionadas a la vivencia con nuestra sexualidad en cualquiera de los 4 aspectos antes mencionados, ya sea través de consultas, de un vínculo terapéutico, resolución de conflictos, o en pareja, entendiendo que somos seres sexuados y que el ejercicio saludable de nuestra sexualidad contribuye a nuestra salud en general.

Josefina Melgar López
Lic en Psicologia, Terapeuta y Educadora Sexual

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.