Ultimas Noticias

FIESTA EN LA COSTA EN TRIBUTO A IEMANJÁ

Conforme al culto Afroumbandista, cada 2 de febrero, el día de Iemanjá, cientos de fieles de la Diosa del Mar se congregan en las playas para entregarle sus ofrendas. En la capital del país la actividad se concentra en Playa Ramírez, mientras fieles de nuestra ciudad se trasladaban sobre el mediodía de hoy a rendir su tributo en las aguas de Punta del Este.



Este culto se trasladó al continente americano en el período del tráfico de esclavos junto con el resto de sus religiones y costumbres. Cada 2 de febrero, a esta celebración confluyen personas de cultos tales como el Africanismo, el Candomblé y la Umbanda (incluida la Quimbanda), confluyen hacia el mar llevando barcas con ofrendas, también llamadas “ferramentas”.

Los esclavos africanos, al verse obligados a convertirse ante la religión católica, siguieron las prácticas del sincretismo y se asoció a Iemanjá con la Virgen María bajo su advocación de Stella Maris, patrona de los navegantes, marineros y pescadores (esto se dio fundamentalmente en Brasil, ya que en Cuba porta con otros sincretismos). De esta manera los europeos creían que los esclavos africanos se habían convertido, pero ignoraban que sus esclavos continuaban con el culto a Iemanjá, orixá que reina en los mares y todo lo que hay en ellos, protectora del hogar y la familia, de los barcos y de los pescadores y dueña de los frutos del mar.

Este sincretismo alteró mucho la imagen de Iemanjá, pero nunca terminó de alterarla del todo, pues aún se conservan imágenes tradicionales o con sincretismo leve.

En su forma original, esta orixa africana es venerada desde remotos tiempos por millones de africanos. Luego del sincretismo se la representa como a una mujer blanca, con vestido celeste (o blanco en algunos casos) de largos cabellos negros y de sus manos arrojando perlas. En algunos casos se conserva la imagen tradicional, una mujer con atributos femeninos destacados, amamantando a un niño, representando el amor y la protección materna sobre sus hijos y sobre todos los que la invocan. En otros, como en el Candomblé, se la presenta como una mujer afroamericana con un vestido típico del Candomblé, portando un espejo (su “ferramenta”) y corona o también sencillamente como una sirena, representación genuina del espíritu del mar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.