Ultimas Noticias

LAS VIOLENCIAS DEL GENERO III: ¡FELIZ DÍA DE LA MUJER!

En el Día Internacional de la Mujer se ven diversas manifestaciones, desde festejar lo lindo de ser mujer, hasta las de lucha y reclamos por equidad e igualdad de derechos. Pero ¿qué significa ser mujer en esta sociedad? ¿Qué celebramos?


"quien no se mueve no siente sus cadenas" Rosa Luxemburgo

“Eso es de nenas”, “pegas como nena”, “hablas como nena”, “pero qué nena que sos”, “bolso/manya mujer mía”, y largos etcéteras con respecto a cómo nos referimos en nuestro lenguaje cotidiano a la condición femenina en nuestra sociedad. No es muy difícil darse cuenta que al parecer ser nena o mujer es algo no muy positivo: soy débil y eso no está bien, soy objeto, soy menos, soy un insulto, ser como yo (mujer/nena) es un insulto para otros seres que no lo son (varones). Por otra parte, hay un día dedicado internacionalmente a la mujer, y eso pareciera que nos da un lugar importante en el mundo, pero, ¿por qué existe ese día? ¿Qué significa? ¿Con qué objetivo? y, más aún, ¿cómo se celebra? 

Históricamente desde la clasificación en géneros tan relevante para nuestro mundo social, las mujeres hemos sido objeto de otros, por momentos ciudadanas y seres de segunda, resistidas en sendos ámbitos de inserción social y relegadas a nuestra suerte en cuanto a aquellos aspectos de la calidad de vida que son igualmente necesarios que otros más básicos: libertad de expresión, elección, y ser destinataria de los mismos derechos que otros seres. Pero aun así existe ese Día Internacional de la Mujer, y tal pareciera que eso ya basta para darnos un lugar. 

Lo femenino en nuestra cultura está asociado a lo negativo, a lo débil, vulnerable, desvalido, objeto de deseo y voluntad de otros, incapaz de ser o existir sin un ser que le dé un lugar en el mundo y la signifique, pero aun así se nos dicen “feliz día”, y celebramos que somos lindas, necesarias para el mundo, que somos las cuidadoras del mismo, que somos la luz y la sensibilidad, y muchas cosas más que no elegimos quizás pero que aceptamos y muchas veces defendemos porque es lo que conocemos. ¿Pero qué pasa si no quiero ser eso que se dice de mí? ¿Si siento que quiero otra cosa o más de mi vida que ser de otro, para otro y por otro?

Si nos remontamos a los hechos históricos, el 8 de marzo ha sido puesto como Día Internacional de la Mujer como un día simbólico que recuerda la lucha, por mejores y más oportunidades, por no morir quemadas en la hoguera por opinar, por no ser muertas en manos de nuestras familias, por ser libres de ocupar los espacios y transitarlos sin miedo, de vivir sin más miedo que aquel que a veces sentimos al vivir, pero las mujeres sentimos miedos a nuestro entorno, a lo hostil del mismo, la lucha por SER una persona, respetada, apreciada, contemplada. Y es así que las mujeres luchamos por tener un lugar en el mundo donde no tengamos que morir en el intento de vivir, donde no tengamos que defendernos y justificarnos todo el tiempo por cada uno de los pasos que damos o no damos. Si resulta cansador leer sobre cada una de las luchas que las mujeres emprendemos y emprendimos a través de la historia, imaginemos lo cansador que ha de ser vivir cada día peleando por un trato igualitario, no por ser iguales. Hablemos claro: no hay necesidad de ser igual a nadie, solo que tengamos los mismos derechos y oportunidades, sentir que el mundo nos pertenece de la misma manera que otros seres lo sienten, de no sentir que por mi género la voy a tener más difícil, parece que el género tiene tanta fuerza social que llega a tanta limitación.

El Día Internacional de la Mujer es el día de toda la humanidad, porque es un día en donde se recuerda la lucha por equidad, y la equidad no significa que las mujeres queremos, ni somos, ni seremos superiores en ningún sentido por ser mujeres, significa que queremos tener la misma línea de base, que no sea el género quien nos quite partir del mismo lugar en el mundo. 

Las luchas feministas han permitido que las mujeres podamos ser un poco más libres, como también que los varones lo sean, porque al patriarcado lo sufrimos todas y todos, porque que el macho predomine nos lastima a todos y todas, nos duele, nos deja marcas, nos lleva a realizar conductas enfermizas.

Por lo tanto, ¡Feliz día! Celebremos desde nuestros lugares sociales o desde donde nos sintamos más cómodos haciéndolo, celebremos que tenemos un día que nos recuerde estas luchas, pero jamás olvidemos que no debiera ser necesario y que nuestros derechos como personas deben de existir en toda nuestra cotidianidad, y no solo un día al año.

Gracias mujeres inspiradoras, mujeres de mi vida que me enseñan a no rendirme, varones feministas que entienden que para que exista un mundo mejor, todas las personas debemos tener los mismos derechos y en nuestras diferencias, unirnos en la lucha.

Josefina Melgar López
Lic en Psicologia, Terapeuta y Educadora Sexual

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.