Ultimas Noticias

TRAS EL INCENDIO, LAS MANOS SOLIDARIAS DE LOS TRABAJADORES

Como informamos desde el lugar de los hechos, en las primeras horas del domingo un incendio produjo pérdidas totales a una vivienda y a un comercio ubicados en Rafael Pérez del Puerto y Caíbar Sánchez. La solidaridad no se hizo esperar y los trabajadores integrantes del SUNCA, de la Federación Ancap y del Sindicato Salus, entre otros, colaboraron para mitigar los efectos de tan difícil situación.



En este aspecto, Miguel Ramírez, en representación del SUNCA dijo que el lunes, la brigada solidaria trabajó, junto a trabajadores de la Federación Ancap, en la limpieza de las estructuras siniestradas para luego comenzar con “la reconstrucción de la casa porque la familia perdió todo”.

El martes se procederá al hidrolavado de las paredes, a efectos de quitar el hollín y hacer caer los revoques deteriorados por el fuego, para “comenzar con los arreglos, las caídas, el techado, el revoque y la pintura”.

A su vez, como el damnificado cuenta con aportes a la construcción, a través del Fondo Social se gestionó y consiguió la donación de una heladera, de un colchón de dos plazas y de una cocina.

Ramírez, basado en experiencias similares, transmitió un mensaje a la población en torno a las donaciones que realiza. “Es un tema sobre el que hay que tener un cuidado especial porque todo debe quedar debidamente documentado. Nos pasó en una situación similar hace poco tiempo, donde había mucha gente recolectando cosas y luego éstas no aparecían. Se debería centralizar la recolección de las donaciones de la gente, porque muchas veces esas cosas terminan en otro lado. Hay que ser muy cuidadosos porque de vivos está lleno el mundo”, reflexionó y lamentó.

En otro orden de cosas, Miguel Ramírez se refirió a un caso específico, ocurrido en las cercanías de Polanco, donde el SUNCA también está brindando su apoyo solidario. “Para nosotros es muy grave, más allá de que en realidad pertenezca al Sindicato de Trabajadores Rurales. Es muy complicado porque el compañero fue desalojado del campo en el cual cumplía tareas como capataz de estancia, pero donde le pagaban como peón. Cuando reclamó la diferencia de salario, el dueño, de mucho dinero, lo desalojó. Es muy grave, máxime porque el hijo del compañero padece epilepsia. Hoy el trabajador y su familia no tienen qué comer. Le vamos a tender una mano e iremos hasta las últimas consecuencias contra gente que todavía no entiende que los trabajadores hemos avanzado y que en estos últimos diez años se han aprobado leyes que no las vamos a dejar caer, una de ellas es la de las ocho horas de trabajo para el peón rural”, estableció.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.