Ultimas Noticias

RESPUESTA SEXUAL HUMANA

La humanidad como especie mantiene ciertas conductas biológicas en respuesta a estímulos sexuales; paralelamente, tenemos que la cultura y la sociedad hacen que tengamos una lectura determinada de nuestra biología. (léase artículo “Los Centros del Sexo”)



Como seres sexuados que somos, frente a un estímulo interpretado por nuestro cuerpo como sexual, la especie humana tiene cierta respuesta que es casi idéntica en toda la especie y que no depende de si estamos con alguien más o en soledad, como tampoco varía según el sexo de mi acompañante. Los primeros registros académicos en referencia a la respuesta sexual humana y sus características, fueron William Masters (ginecólogo) y Virginia Johnson (Psicóloga). Sus estudios referían a una respuesta física y hormonal que las personas experimentan ante un estímulo de carácter sexual, detallando cuales son los cambios en mujeres y en varones. 

Para caracterizar dicha respuesta hablaron de 4 fases:

- Excitación 
- Meseta 
- Orgasmo
- Resolución. 


Estas cuatro fases descritas a continuación son meramente biológicas, y son diferenciadas para varones y mujeres porque nuestras biologías son diferentes, de todas formas no ha de cerrarse nunca a la posibilidad de que existan otras expresiones biológicas en lo humano que puedan responder de manera diferente también, en un mundo no binario existen miles de variables. El cómo interaccionan los cuerpos biológicos podrá ser objeto de otro apartado y no será abordado aquí. 

Fase de Excitación: como comienza, es tan variado como personas existen, ya que aquello que nos excita puede ser diferente, pero si es en este momento que se comienzan a dar los primeros cambios físicos frente a un estímulo de carácter sexual. Esta fase puede durar unos minutos o varias horas, y dicha fase es fácilmente reversible a un estado de calma o no excitación. En ambos sexos se destaca la vasoconstricción, que en varones se manifiesta por la erección del pene, y en mujeres por dilatación vaginal y del clítoris, como también el aumento de la lubricación y aumento de tamaño en los senos. También en ambos sexos aparece el endurecimiento de los pezones y el aumento de la frecuencia respiratoria, cardiaca y la presión arterial.

Fase de Meseta: es la fase donde la tensión muscular incrementa, como también la frecuencia respiratoria y cardiaca, en esta fase el cuerpo se prepara para la fase orgásmica, como también afianza y confirma su respuesta, esta fase puede ser corta o extensa, eso depende de varios factores: edad, uso de medicación o cualquier sustancia psicoactiva, cardiopatías o cualquier condición médica que afecte a la persona puede colaborar también, a su vez influye en esta fase la situación emocional de la persona: nervios, ansiedad, angustia, como también lo relacional, el vínculo con la persona o personas que en ese momento acompañan. Inmediatamente antes de la aparición de la siguiente fase, se siente la sensación de placer ante la descarga de tensión sexual, y aquí es importante tener presente que el hecho de como vivamos y sintamos nuestra sexualidad va a estar atravesando el disfrute en cada una de las fases, la educación que tuve, mis vivencias anteriores, mis conflictos psíquicos, por lo tanto este placer puede variar en las personas y en una misma persona según el momento. 

Fase de Orgasmo: físicamente hablando esta fase se caracteriza por contracciones involuntarias musculares, es el momento donde la respiración y ritmo cardiaco alcanzan su máximo. En los varones puede verse acompañado de la eyaculación, aunque no necesariamente, y en las mujeres puede acompañarse también de la expulsión de fluidos vaginales. En los varones la respuesta orgásmica es única, por otra parte las mujeres pueden tener respuestas multiororgasmicas, caracterizadas por la contracción involuntaria de la vagina y sensación de placer intensa. Esta fase puede no darse, o darse de una manera poco placentera, por lo cual se puede sentir un malestar intenso, de todas formas el placer no solo se encuentra en esta fase, es posible experimentar el mismo placer en todo momento de la respuesta. En este sentido es importante tener presente la respuesta emocional que esta fase puede despertar, si la presión por el logro orgásmico es muy fuerte puede que se vea trancada esta fase, influyen, como en la meseta, todo aquello que pienso sobre el sexo, lo vincular, el contexto, mis conflictos psíquicos, etc. El orgasmo no debería ser un fin en sí mismo, sino una consecuencia de una vivencia placentera de nuestra sexualidad, no es obligación y ha de ser experimentado de varias formas según las personas.

Fase deResolución: en esta fase comienza a liberarse la tensión muscular, todo comienza a relajarse y disminuye el enrojecimiento corporal advenido en las dos fases anteriores, el ritmo cardiaco y la respiración van volviendo a su normalidad en reposo. 

Hay una fase más, que es la de Deseo, es la fase primera en este orden de fases. Agregada a la teoría de las fases por Helen Kaplan, refiere al interés que una persona tiene frente lo sexual, es un fenómeno subjetivo, por lo cual es diferente para cada persona, es aquello que nos conecta con el querer sentir placer, aquello que nos mueve a querer experimentarlo, y aquí si que la variedad es infinita. 

La respuesta sexual humana desde un punto de vista biológico es casi idéntica en la humanidad entera, de todas formas adquiere variables. Lo importante es saber cómo tú vives esta respuesta y que puedas vivirla lo más a pleno que sea posible sin sentir que ha de ser solo una la forma de vivirla.

Josefina Melgar López
Lic en Psicologia, Terapeuta y Educadora Sexual

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.