Ultimas Noticias

DE MITOS Y OTRAS HIERBAS: "LA AMISTAD ENTRE EL HOMBRE Y LA MUJER NO EXISTE"

Frase escuchada para plantear que personas del sexo opuesto no pueden formar una amistad ya que siempre, SIEMPRE habría otros intereses ocultos de llevar la relación “más allá”. ¿Hacia dónde sería eso?



El mito forma parte de la cultura e intenta dar explicaciones y respaldo narrativo a todo aquello que quiere entenderse de la realidad pero que no cuenta con sustento real de ser comprobado. Se caracteriza por ser una forma de responder a preguntas existenciales donde existen contrarios irreconciliables y proporciona una historia que pone fin a la angustia sentida ante el no poder explicar algo y procesar lo que no entendemos. Cuando aparece el conocimiento científico, el mito se convierte en sinónimo de falsedad o mentira. Aún con esta definición, podemos observar que convivimos con varios mitos en nuestra vida cotidiana que muchas veces aún sabiendo que pueden ser simples y falsos relatos, se instalan en nuestro imaginario social defendiendo banderas de verdades sin cuestionar de donde provienen y si serán tan así como se plantean.

De mitos, muchos, pero comencemos por alguno: la amistad entre varones y mujeres no es posible, siempre hay tensión sexual de por medio y el objetivo siempre es el mismo. 

En los vínculos de amistad solemos compartir muchas partes de nuestra personalidad, exploramos, conocemos, y reeditamos los vínculos primarios de nuestra familia. La amistad es nuestra puerta de entrada a los vínculos fuera de nuestra “casa”. A diferencia del hogar, la amistad son pares, en edad y vivencias, y en ciertas etapas es necesario compartir con aquellas personas que nos van a entender. Nuestras dudas, angustias, miedos, ilusiones, gustos, deseos, sentimientos, van a volcarse en estos vínculos, por tanto es probable que se vuelvan muy fuertes las experiencias compartidas y la sensación de sentirse parte con otras personas es irremplazable. Depende de nuestros intereses con quienes vamos a relacionarnos y cómo, y dependiendo de nuestras experiencias primarias va a ser lo que yo espere, necesite, busque o exija de estos vínculos.

Pero volvamos al mito, si depende de la persona, y la misma está atravesada por la cultura, este mito de amistad plantea que una mujer y un varón siempre han de desearse sexualmente, y eso en una amistad no sería posible. “Las nenas con las nenas y los nenes con los nenes”, códigos separados, intereses también, ambos mundos solo han de mezclarse con un solo fin: la supervivencia de la especie, o sea que este mito no contempla todo aquello de la amistad por otros intereses. Complejo... simplemente desarmemos el mito, primero pensemos cuán centrado está el mismo en lo heterosexual, ya que no contempla a mujeres que deseen a mujeres y lo mismo con los varones, pero acá tenemos otro mito que seguro lo explicará para calmar esa tensión que se acaba de generar. Las mujeres que gustan de mujeres seguro son machonas que imitan a los hombres y por tanto sus amigos van a ser hombres, así que se acaba el peligro porque no desean así a sus amigos, y así eternamente tendremos historias creadas para no dejar espacios libres que nos angustien y nos muestren realidades alternas.

Bueno, hombre y mujer amigos, bien, desde un mundo basado en géneros, estancos, inquebrantables, rígidos y exigentes, y si, no sería viable, porque sabemos por este sistema clasificatorio de sexo/género que las mujeres esperamos un príncipe azul que nos rescate y que los varones están obligados a desear a todo aquello que se mueva. Pero así y todo insistimos en centrar que lo que está mal, o al menos no es real, es esa amistad, y no todo lo otro antes mencionado, que no olvidemos fue creado y que es pasible de ser al menos revisado para ver si podemos cambiarle algo y disfrutar de los aportes que tenemos para hacernos entre personas.

Ni que hablar que los intereses, el deseo está sesgado y solo se deja dirigir por guiones. ¿A todas las mujeres nos gusta lo mismo, y a los varones también, somos calcos, seguimos el libreto? Y si, en ese caso la amistad no es posible. La orientación del deseo erótico afectivo es para cada persona única, mas allá de que existan pautas de comportamiento en este aspecto también, nuestro deseo no las sigue, si nuestras conductas, ya que es imposible escapar a las líneas a seguir establecidas, pero desmitifiquemos algo, los vínculos se construyen en un tiempo y lugar determinado, a veces son pasajeros, a veces duran años, pero se construyen en base a intereses y encuentros, y estos no son siempre los mismos.

Al decir no existe posibilidad de amistad real entre sexos opuestos, estamos condenándonos a no disfrutar una gama enorme de aportes que otras personas tienen para darnos, lo que se me puede sumar a mi vida lo puedo encasillar y no permitirle ser porque seguro, según el mito, hay otros intereses detrás, pero bueno, va en cada quién creer o no.

Josefina Melgar López
Lic en Psicologia, Terapeuta y Educadora Sexual

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.