Ultimas Noticias

EL PAPEL DE LA OCC EN EL TURISMO RESPONSABLE

Rodrigo García Pingaro, de OCC, fue el encargado de brindar a la prensa asistente, una charla relacionada no solo o las actividades de dicha organización sino con el impacto que el trabajo conjunto de esta con los distintos socios locales y nacionales, puede tener en el turismo ambiental de nuestro país.



El prólogo estuvo a cargo de Alejandro Nario, el recientemente nombrado Director de la Dinama: "Cuando nos invitaron inmediatamente aceptamos porque consideramos que es bueno ayudar a transmitir este tipo de experiencias que demuestran que cuando hay voluntad política y social, se pueden revertir determinados procesos, como era el deterioro de las poblaciones de la Ballena Franca, que hoy está en una notoria recuperación y que demuestra que en realidad no siempre la protección va en contra de lo económico. Si bien ese conflicto existe, entre desarrollo y medio ambiente, hay situaciones que se pueden compatibilizar perfectamente."

Seguidamente, García Píngaro expuso las áreas donde trabaja la OCC, siendo la Educación Ambiental el tema al que le dan prioridad, apuntamos mayoritariamente, a crear conciencia en los más chicos, en las escuelas. Prácticamente en todas las escuelas de Maldonado y de Piriápolis, se ofrecen diferentes actividades, desde concursos de narrativa, expresión plástica, hasta la Semana de la Ballena, durante la cual desfilan en la rambla de Piriápolis; actividades que crearon una inercia y continúan teniendo un efecto en el liceo y en otras áreas.

En la parte de investigación, si bien no es el punto fuerte, se hacen reconocimientos aéreos con la Fuerza Aeronaval, un socio destacable en la actividad. Con helicóptero se realiza un vuelo desde Piriápolis hasta el Chuy para hacer fotografía y filmación. La red de avistaje trabaja cuantificando los comportamientos. Hay dos voluntarios, uno de Brasil y otro de Islas Canarias trabajando en La Paloma en esta red, para ver los comportamientos, qué es lo que hacen las ballenas en esta época.

El turismo responsable marino.

La OCC es una de las empresas capacitadas y autorizadas bajo el decreto que regula este tema. Recientemente se hizo un curso con la DINAMA, a través del cual se autorizaron capitanes de turismo embarcado. Está totalmente prohibido el acercamiento de otras embarcaciones, y la Prefectura tiene potestad para requisarlas o aplicar multas.

El tema de incidencia en políticas públicas, tiene que ver con el decreto, con que Uruguay volvió a la Comisión Ballenera Internacional y tiene un rol muy destacado en el grupo Latinoamericano. Uruguay está trabajando ante casi 92 países del mundo, con un liderazgo importante, a pesar de su tamaño.

Los valores de la Ballena Franca.

La Ballena Francala fue la más cazada en toda nuestra costa, y tiene un importante valor histórico y cultural. En Isla Gorriti está una de las factorías más grandes que existió en todo el Atlántico. Fue un lugar de la Corona Española donde se estableció la factoría para cazar ballenas durante dos siglos, un dato poco conocido, vinculado al desarrollo de nuestro país. Hasta 1920 de cazaron ballenas en la bahía, se las subía a la isla, se las trozaba, y la grasa era derretída en enormes toneles con fuego, para luego ser transportada a Europa, durante el nacimiento de la Revolución Industrial.

Esto tiene un gran valor histórico-cultural, porque alimentó a Maldonado. Los primeros pobladores de Punta del Este fueron balleneros. Eran loberos y balleneros. La Villa Ituzaingó estaba metida entre los médanos. En ese entonces cazar ballenas era símbolo de desarrollo, de prosperidad, una visión que fue cambiando a lo largo de la historia, y hoy se considera en un sentido opuesto.

El Rey Carlos IV estableció el escudo (de Maldonado) por el doble soplido de la Ballena Franca. Es la única especie que lo tiene. Si la vemos de frente o de espalda; si la vemos de costado solo veremos una columna. Esto no es agua, es aire caliente. Es lo que pasa con nosotros en invierno, es el aire caliente que condensa el vapor de agua del aire y por lo tanto parece que fuera agua.

¿Las dimensiones? Diez elefantes de peso, unas 50 toneladas de promedio, nacen con 2 mil kilos, dos metros el tamaño del ballenato, miden lo que un bus y medio de largo. La longevidad sorprende. Hace dos años se descubrió un arpón clavado en una ballena que se dató con carbono y tenía 250 años. Entonces, si se cazaron hasta 1920 en nuestras costas, todavía puede haber hijos de aquella época que recuerden cómo fueron matadas las ballenas en esta agua. Eso puede incidir en que no se acerquen tanto como en Península Valdés donde no se las cazó.

¿De dónde vienen, a dónde van?

Eso depende de la época del año. En este momento del año, están saliendo de su área de alimentación, al fin del verano, no van tan hacia la Antártida como otras especies, se alimentan en la convergencia antártica, al Sur de Las Malvinas y de las Shetland. Termina el verano, engordan, su capa de grasa les sirve de reserva metabólica y van a sus sitios reproductivos. Península Valdés es su destino preferido, en Chubut. Los otros son el Sur del Brasil (Santa Catalina), y Uruguay, sitios históricamente reproductivos de esta especie.

Hasta fin de octubre es el momento que tienen para reproducirse, para fecundar. La gestación es de once meses en esta especie. Están los grupos de cortejo y es muy interesante ver cómo luchan los machos por copular a la hembra que se resiste bastante (varios días). Las hembras son bastante promiscuas, porque son grupos de varios machos y generalmente una sola hembra.
También se pueden ver crías recién nacidas el año pasado (es muy difícil ver partos) que vuelven y destetan en esta temporada, porque amamantan durante todo un año (toman entre 500 y 600 de litros de leche por día). Es una leche que tiene 70% de grasa, a diferencia de la de vaca que tiene 4%. Eso es lo que necesitan para engordar, acumular fuerzas y energía para emigrar 3 mil kilómetros.
Por eso la importancia de su conservación en su hábitat reproductivo. En Península Valdés mueren 100 ballenatos por año y no está en relación con los nacimientos. Se estabilizó la tasa de natalidad que era de un 7% anual y que aquí es del 14%. En el Sur de Brasil y de Uruguay vamos a tener una recuperación muy rápida. Cada vez las vemos más temprano y las vamos a ver en más cantidad.

La OCC tomamos fotos de las callosidades de la cabeza de cada ballena y como cada una tiene una cantidad y una forma distinta, funcionan como si fueran huellas digitales. y sirven para identificar cada individuo. Los callos son engrosamientos de la piel donde se depositan unos crustáceos como en las piedras, y otros más chiquitos tipo cangrejitos, minúsculos. En ningún caso son parásitos y por ende no dañan al animal, sino que se da una simbiosis: a la ballena le sirven de protección. 

Sin duda queda mucho màs por conocer y valorar respecto a esta y otras especies marinas por lo que la OCC seguirá acercándose a las nuevas generaciones a través de diferentes charlas y actividades que ayudarán no solo a preservar a la ballena franca, sino a otras especies marinas y a crear toda una nueva gama de servicios turísticos ambientales que pueden ayudar a reactivar la zona costera, fuera de la temporada de verano.







No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.