Ultimas Noticias

EDUARDO MONDELLO Y MARGARET BURGUEÑO… ¡PRESENTES!

Eduardo Mondello y Margaret Burgueño fueron recordados y homenajeados ayer en La Casa Encantada. En el primer caso, a través del testimonio de su hermano Pepe Mondello y su amigo Ramón “Tito” Lantes. En el segundo, desde las poesías de Margaret, leídas ante el público.



Pepe recordó la vida familiar y las características de su hermano, su llegada a Minas, la militancia compartida primero en el Partido Socialista y luego en el MLN. “Para mi, para todo Piriápolis y para gran parte de Minas hubo un antes y un después de la injusta muerte de Eduardo”.

La sensación perdura en el tiempo porque, según comentó “cuando vuelvo a Piriápolis (Pepe radica en el exterior del país) me pasaba lo mismo que a mi sobrino Marcos (hijo de Eduardo), nos sentíamos mal allí. Se sentía aquel miedo, aquel terror que hasta hoy la gente siente, estando en plena democracia. Tenemos que vencer eso, si no jamás vamos a tener una verdadera democracia”.

Para Pepe, Eduardo cumplía con uno de los requisitos para ser un gran demócrata: “Era fraternal con todo el mundo. Para él no habían banderas, era compañero de todos”.

“Tito”, desde su amistad con Eduardo, aportó otras aristas de su vida y realizó un análisis global de la democracia actual. Nacido en Solís de Mataojo, contó el momento en que conoció a Eduardo y a su familia en Piriápolis. Con el tiempo, “la vida, nos separó. A él lo llevó a Punta Carretas y a mi al Regimiento 4 de Ingenieros. A mi me liberaron, a él meses después y nos volvimos a encontrar. Y seguimos ese camino juntos hasta 1976. Nuevamente a él lo llevaron, murió, y salimos de su entierro y nos llevaron a nosotros. Fue un desmadre de violencia y de terror que es difícil contarlo, de transmitir”, analizó con la perspectiva del tiempo transcurrido.

“Tito” comentó que con Eduardo, además de su afición a la fotografía, lo unía la sensibilidad. “Me gustaría recordarlo (y que todos lo hicieran) con una media sonrisa, una sonrisa medio de costado que pintaba a Eduardo de cuerpo entero”.

Para “Tito”, el mejor homenaje que se le puede hacer a Eduardo es recordarlo entorno de una mesa redonda sobre la democracia, “en estos momentos en que el individualismo está potenciado a través de todos los medios, donde se estimula el ‘hacé la tuya’, que es todo lo contrario a lo que es la participación, la fraternidad, el pensar en el otro, de respetar al otro, cosas fundamentales para una democracia”.

Recordó que de la dictadura se salió a través de la lucha popular y de un pacto “con una base neoliberal, donde ese individualismo estuvo inserto” y que a la hora de pensar en una nueva visión de la democracia conlleva “pensar en un nuevo pacto social y político, porque esta democracia no es la misma del año ’85”, porque hay una agenda de derechos que no estaba presente en los otros pactos democráticos. Para que ello acontezca, consideró que la salida es la de una Convención Nacional para que se discuta una nueva constitución. “Tengo grandes esperanzas en el pueblo uruguayo porque lo conozco y he tenido muchas pruebas de su comportamiento y solidaridad. Cuando salí de mi primer período de prisión, vivía en Piriápolis. Entré a un comercio y su propietario se puso a las órdenes de lo que precisara era el representante del Pachequismo en Piriápolis. Él sabía quien era yo y yo sabía quien era él. Eso me demostró la calidad humana del uruguayo”, ejemplificó.

En cuanto al homenaje a Margaret Burgueño, Mariela Leis recordó pasajes del discurso pronunciado por el recientemente desaparecido Narciso Renom, en ocasión de colocarse una placa recordatoria a Margaret en su casa paterna, acontecido en 2007, palabras recordadas recientemente en Semanario AREQUITA. A su vez, integrantes de la organización de los Encuentros Lunares dieron lectura a poesías de Margaret Burgueño, contenidas en el libro “Sin noticias de Margaret”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.