Ultimas Noticias

PRIVACIDAD Y SEGURIDAD: ¿QUIÉN TE ESTÁ MIRANDO?

El uso cotidiano de las Redes Sociales es cada vez más común, y la exposición pública de información privada es uno de los grandes problemas que puede traer el uso inadecuado de las mismas. Un repaso a nuestra configuración de seguridad y privacidad nunca está de más para evitarnos dolores de cabeza.



Facebook, la creación de Mark Zuckerberg, un estudiante de Harvard que hackeó la base de datos universitaria para crear comparaciones entre quienes eran las estudiantes más lindas de la universidad, generó, de una manera un tanto banal, uno de los cambios más grandes en la forma de comunicación del siglo XXI.

Hace solo unos meses esta red social llegó a tener mil millones de personas conectadas en el mismo día, lo que equivale a decir que 1 de cada 7 personas en el mundo permanecieron conectadas simultáneamente a Facebook. Esto, indudablemente, ilustra la repercusión de la tecnología en la forma que mantenemos contacto con la gente que nos rodea. 

Pero no todo son ventajas, por eso es importante controlar tanto la seguridad como la información pública de nuestra cuenta. 

A los efectos de cuidar la seguridad, es imprescindible que sólo nosotros tengamos acceso a nuestra cuenta y para ello es importante la contraseña. Si habitualmente nos conectamos a través de un equipo de uso compartido, es importante indicarle al navegador que no la recuerde, (los navegadores modernos nos preguntan si deseamos guardarla al entrar por primera vez, y simplemente marcando la opción que no, el navegador no nos volverá a preguntar). Aparte de esto es importante tener una contraseña fuerte: primero que nada no usar datos tales como nuestra cedula, número de teléfono o dirección, y generalmente la combinación de números y letras e incluso mayúsculas es la mejor manera de poder crear un contraseña segura, por ejemplo: Ar3qUita!. Cambiar regularmente nuestra contraseña también es recomendable. 

La privacidad de nuestra cuenta también es un asunto que debemos cuidar, y la mejor “regla” al respecto, es no hacer públicos en Facebook (o cualquier red social) aquellas cosas que no haríamos públicas fuera del ámbito virtual.

Muchos usuarios, inocentemente, a través de sus publicaciones, ofrecen detalles de su vida privada a quien quiera que tenga interés en conocerlos, y no sólo a sus amigos o familiares. De esta forma, personas que no necesariamente sean nuestros amigos, pueden hacerse una perfecta idea de nuestras costumbres, horarios y gustos; y en ocasiones puede saber si estamos en casa, disfrutando de vacaciones, o planeando un viaje. Tampoco es complicado hacerse una idea de nuestra personalidad, y hoy día algo común, por ejemplo, que antes de una entrevista de trabajo los posibles empleadores revisen el perfil de sus candidatos para ver “el tipo de persona” que van a contratar.

Una forma simple de mantener nuestra información fuera del alcance de curiosos es verificar el ítem de configuración de privacidad de nuestra cuenta, entrando en el siguiente enlace. De esta manera podemos tener la seguridad sobre quién puede ver nuestras publicaciones, quién puede ponerse en contacto con nosotros, o quién puede buscarnos a través de Facebook o de buscadores externos.

Otra de las “fuentes de información” que pueden comprometer nuestra privacidad, es lo que nuestros amigos publican sobre nosotros. Esto es más difícil de controlar, sin embargo la configuración de “biografía y etiquetado” (a la que puedes acceder desde este enlace), nos permite tener el control de quién puede escribir en nuestro muro, o incluir nuestro nombre en una foto. 

Con estos pasos simples pasos podemos hacer un uso más seguro de una de nuestras principales forma de contacto.

Andrés de León

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.