Ultimas Noticias

SINFÓNICA DE TAMBORES: DE LA MESETA DE ARTIGAS A “MINAS Y ABRIL”

La Sinfónica de Tambores comenzó su camino en 1996. 20 años después, el grupo es un referente de la música folclórica bailable de nuestro país, convocado a la gran mayoría de festivales que se realiza a lo largo y ancho del país, para que su público se dé el gusto de "apretar el riñón izquierdo y hamacar la persona".



"Cocorico" Apesetche habla con el estilo que caracteriza a la Sinfónica. Previo a subir al escenario, habló de la significación del Festival “Minas y Abril”. “Treinta y un festivales no son pocos. Que esta vuelta le haya jugado una mala pasada el agua, nos complicó también a nosotros, pero cada vez que ‘Minas y Abril’ pretende y quiere tener a los ‘cascarrientos al trote’, o sea a somos nosotros, aquí estamos, como Dios manda”.

Apesetche, al ver que la gente empieza a bailar con cada canción de la Sinfónica de Tambores, le provoca “mucha alegría al presenciarlo desde el escenario”, ya que “eso nos da vigor, fuerza y ganas de seguir adelante”.

Comentó que el repertorio que realizan es similar en todos los festivales en que se presentan, más allá de que siguen elaborando canciones nuevas. En estos momentos están abocados a la grabación del sexto disco, “Modernidades”, donde de las diez canciones que lo componen, nueve son de autoría propia, “pero mientras no esté todo aceitado, no las vamos a compartir con el público”, expresó.

Claro que hay canciones que distinguen a la Sinfónica y que indefectiblemente son solicitadas por el público en cada presentación. “Son las que nos han hecho conocidos en todo el país, y pasando fronteras también. Por tanto, respetando la opinión de la gente, vamos a seguirlas cantando”, dijo el músico.

Reconoció que hace dos años “nos bajábamos de un escenario y nos subíamos a otro, prácticamente”. En esa etapa, incluso, “tuvimos que rechazar algunos ofrecimientos para actuaciones”, porque como músico, “no quiero morir en la carretera por tratar de llegar a un espectáculo. Me gusta respetar los horarios y que me los respeten. Cuando no lo hacen, levanto la mandolina y me voy a la gran siete”, declaró con su estilo.

“Las ganas y la actitud de siempre, esa alegría, esa verborragia con la que nos dirigimos a nuestro gente, la paisana, sin palabras soeces porque nunca las hemos utilizado para hacernos de un lugar. Pero sí la alegría, la diversión, las ganas de sacudir el cuerpo y de sacar todo lo que uno tiene adentro para que nazcan cosas nuevas”, esas eran las intenciones de la Sinfónica de Tambores previo a subir al escenario de “Minas y Abril”. Las cumplieron con creces.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.