Ultimas Noticias

TATO LÓPEZ Y “LO NO DICHO” SOBRE EL CONSUMO PROBLEMÁTICO DE DROGAS

Uno de los mejores jugadores de básquetbol uruguayo de la historia, Horacio “Tato” López, brindó una charla en el Centro Cultural La Casa Encantada sobre el consumo problemático y la adicción, material contenido en su libro “Lo No Dicho”.



Tras la presentación formulada por el Diputado del Frente Amplio por Lavalleja, Javier Umpiérrez, Horacio “Tato” López se refirió a los objetivos perseguidos a través de las charlas que brinda en todo el país, que refieren, básicamente, a poner sobre el tapete el tema, partiendo incluso desde la negación o el autoengaño. En varios pasajes de su exposición, López achacó a la sociedad de consumo muchos de los males que nos aquejan porque en la actualidad “tenemos gente que está obsesionada, que desarrolla conductas adictivas” hacia múltiples cuestiones: el sexo, el trabajo, el deporte, las compras o el juego, a modo de ejemplo.

Desde hace seis años, López es Operador Terapéutico en Adicciones y confiesa que se enamoró de la temática, teniendo en cuenta que “el consumo problemático y la adicción han sido parte de mi vida desde la adolescencia”. Otro de los objetivos de la charla es “salir de esa lógica que establece que la persona que tiene un consumo problemático o una adicción es carente de moral, de ética, que no se toma muy en serio las cosas”, cuando en realidad lo que está sucediendo es “una progresión hacia una enfermedad”, integrando en ese sentido a favor componentes que interactúan: la sociedad de consumo y su funcionamiento, la enfermedad y sus características y la familia.

El libro surgió a partir de su tesis para recibirse como Operador Terapéutico, basado en un modelo de abordaje que considera a la adicción como a una enfermedad progresiva y que una vez que se establece, es crónica. “Igual que un cardíaco, que un diabético, una vez que se establece la enfermedad, tienes que tener una atención sobre ella el resto de la vida”. Por ello, el libro, además del contenido teórico, tiene “el testimonio, la inteligencia, la vivencia transmitida del adicto recuperado que logra captar en unas palabras”. Para López, el libro tiene “ese juego”, el de “tratar de hacer digerible lo que no solamente es pesado teóricamente sino que también es muy removedor interiormente, porque cuando estudias este tema es muy diferente a estudiar Historia, Sociología, Geografía, Antropología” ya que se involucran directamente vivencias, sentimientos, impulsos vitales, vida interior, la realidad de quien lo padece y la de su familia.

“El consumo problemático y la adicción tiene cinco destinos posibles: el hospital, la cárcel, la indigencia, la recuperación o el cementerio. Cuando trabajas en esto estás constantemente lidiando con la muerte”, aseveró, comentando que tanto las charlas como el libro apuntan a la prevención. “Nosotros, dentro de 20 años, vamos a estar hablando de esto, como hablamos hoy de psicólogos, como la gente se anima a hablar ahora de ataques de pánico, explicó su autor, convencido de que el tema debe ser puesto sobre la mesa, hablado y discutido.

Para el autor, “cuando se tiene información se pueden tomar mejores decisiones”, apuntando al camino de aprendizaje cognitivo, conductual y espiritual, “donde se aprende cómo funciona el consumo problemático de la adicción y a partir de la información tomar decisiones adecuadas”.

Las charlas comienzan hablando del impacto social y económico que tiene esta problemática y cómo algunos de esos costos son cuantificables y otros no. “El 60% de los HIV y el 70% de la población carcelaria tienen consumo problemático, al igual que el 80% de quienes viven en estado de marginación, pero hay un montón de situaciones que no las podemos cuantificar”, apuntó, poniendo los ejemplos de los divorcios, del ausentismo familiar, de la deserción laboral, estudiantil y deportiva, la violencia doméstica, “una lista interminable de situaciones que no son cuantificables”.

Afirma que es fundamental separar la enfermedad del ser humano que la padece. “El cardíaco tiene esa enfermedad que lo limita pero le gustaría andar en kayak, subir al Pan de Azúcar y correr maratones. Con el adicto pasa exactamente lo mismo. Cuando está ‘en carrera’ no está actuando con él, sino con su enfermedad”, ya que puede tratarse de “una persona sensible, honesta y considerada” pero que cuando está en su enfermedad “es un egocéntrico autodestructivo que daña a todos quienes tengan cerca, porque considera que tiene todos los derechos y ninguna obligación”. El planteo formulado “permite rescatar al ser humano que está detrás de la enfermedad”, porque, según expresó, “el adicto no es responsable de su enfermedad pero sí de su recuperación”, asegurando que la misma tiene cuatro componentes y detonantes: la personalidad, las condiciones de vida, las relaciones sociales y la genética. “Eso te permite detectar la enfermedad en edades tempranas, que es lo que sucede en partes del mundo donde el supuesto progreso de esta enfermedad está en la mesa de desayuno de cualquier familia”, indicó.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.