Ultimas Noticias

EL PADRE CACHO: SU COMPROMISO Y SU OBRA

En la noche de ayer se presentó en Casa de la Juventud el libro “La vida íntima del Padre Cacho”, contándose con la presencia de uno de sus autores, Julio César Romero Magliocca (lo escribió junto a Julio María Alonso, hermano del sacerdote). La actividad se desarrolló en el marco de la conmemoración por el cincuentenario de sacerdocio del recordado Padre Narciso Renom.



Romero Magliocca, también autor del libro “Un Cacho de Dios”, planteó un nuevo enfoque a su segunda obra dedicada al Padre Cacho y eso se produjo a través de Julio María Alonso, quien lo convocó a realizar esta publicación, quien en la dictadura se radicó en Venezuela, donde reside actualmente. “Cacho sufrió hostigamiento por la tarea que realizaba, que era de concientización de los jóvenes”, expresó Romero sobre lo ocurrido con el Padre Cacho durante el gobierno de facto. “No era un revolucionario. Llevaba la palabra de Dios a los jóvenes y eso no era bien visto por la dictadura. Pensaban que era una célula sediciosa”, añadió.

Desde 1978 a 1992, el Padre Cacho concentró su obra en el barrio Plácido Ellauri, de Montevideo. “Esa franja que va desde Aparicio Saravia hasta Instrucciones es la parte más pobre de Montevideo y se perpetúa en el tiempo”, explica el autor, indicando que en tiempos de crisis, gente proveniente de la campaña uruguaya se radicó en la zona y “como tenían el manejo del caballo y del carro, lo que les daba la posibilidad de tener el dinero de todos los días era la recolección y posterior clasificación de residuos. Con eso sacaban la diaria. Y Cacho llegó a organizar a esa gente, a la más pobre entre los pobres”.

Romero se vinculó al Padre Cacho como vecino. “Me sonaba raro que estuviera un sacerdote ahí, inserto en un barrio pobre. Él vivía en un ranchito, igual a los vecinos”. Así comenzó a tomar contacto con su obra. No obstante ello sostiene que le resultó impactante el día de su sepelio, “ver a cuatro mil personas, a cincuenta carritos detrás del féretro de Cacho... La gente, su gente, había cepillado un caballo blanco durante toda la noche, pulido los arneses para darle a Cacho lo mejor que podían” en su despedida. De ese modo “acondicionaron un carro con flores y poco menos que al momento de sacarlo del lugar donde lo habían velado, lo subieron a ese carro, sacándoselo a la empresa fúnebre, recorriendo las nueve comunidades en las que Cacho había trabajado”.

El compromiso del Padre Cacho fue tan intenso como su desprendimiento y de acuerdo a Romero, aún restan muchas cosas por contar sobre su vida y sobre su obra, máxime teniendo en cuenta que “tomó más relevancia aún lo de Cacho porque puede llegar a ser el primer santo uruguayo”.

En ese sentido, Julio Romero contó que en una circunstancia límite que le tocó vivir, invocó al Padre Cacho. Él y su esposa salvaron su vida y no sufrieron secuelas. “En 2013 casi perdimos la vida ahogados en Villa Argentina, en Atlántida. Me quedaban pocas fuerzas, viendo que mi mujer estaba prácticamente ahogada. Creo mucho en Dios y en Cacho porque me ha dado señales. En esos momentos donde estaba tratando de sobrevivir decía: Cacho, no quiero morir así; Dios no quiero morir así”.

Lo salvó una persona “a la que nunca más vi (no pude ni siquiera agradecerle)”. Su señora, mientras tanto, era asistida por funcionarios de Prefectura. “Vi dos personas llegando, les pregunté si eran médicos… Eran Grado 4, Intensivistas, el doctor Cabrera y su señora. Cuando llegamos con mi señora a Impasa, el médico me dijo que mi esposa estaba grave, que no se sabía si se iba a salvar y que si esto acontecía estaban las lesiones que la podían quedar en el cerebro por el tiempo transcurrido. Mi señora no tiene ninguna secuela”.

La experiencia la compartió con el Arzobispo de Montevideo Daniel Sturla. “Me dijo que había invocado al Padre Cacho y a Dios, y que eso era un milagro. Claro, todo eso lo verifica el Vaticano… Sentí que lo tenía que contar…”

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.