Ultimas Noticias

A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS

Instalada en el acceso de la Catedral de Minas, una grúa de gran porte se robó la atención de curiosos y tomará protagonismo como apoyo a los trabajos de hidrolavado, reparación y pintura de las torres, en la última etapa de reacondicionamiento del histórico y emblemático edificio.



El Padre Pablo Graña espera que el clima acompañe para poder desarrollar esta tarea, que el viento no haga de las suyas e impida realizar los trabajos previstos en altura. “Si Dios quiere, para el Día de la Virgen (8 de diciembre), estará todo casi pronto. La alegría de entregarle a la virgen esta casa casi renovada en su totalidad, con mucho amor, en definitiva lo que la Madre merece”, expresó.

Añadió que todas las obras llevadas adelante desde hace un buen tiempo a esta parte en la Catedral de Minas configuran “un acontecimiento para la ciudad”, resaltando en ese caso el apoyo que la comunidad ha brindado a la realización de las mismas, a través de su generoso aporte. “De esa forma hemos hecho esta inversión para la ciudad, para el turismo, no solo para la parte religiosa”, graficó. “El turismo en esta ciudad es cada vez más importante y tendríamos que fomentarlo aún más. Y el turismo religioso en todo el mundo ocupa un lugar importantísimo”, manifestó, al hablar sobre la masiva presencia de turistas y visitantes en la Catedral de Minas. “Dios tiene sus caminos. Quién dice que alguien se encuentre con Dios en un momento de silencio en la Catedral, mirando la imagen de la virgen”.

Los trabajos comenzarán con un proceso de hidrolavado, al que seguirá una etapa de albañilería a efectos de restaurar superficies y molduras deterioradas, y finalmente se pintarán las torres con un esquema acorde al resto del templo, en colores amarillo y blanco.

Fernando Lapeyre, de la empresa minuana Tibamen S.A., que provee la grúa Grove RT 760-E y el operador de la misma a efectos de realizar esta tarea, compartió algunas de las características de la misma. “La grúa es para montajes mecánicos, levanta hasta 55 toneladas a una elevación máxima de 46 metros, adaptándose en este caso a la altura de la Catedral”. Para este trabajo en particular, la grúa no se utilizará para levantar carga, sino una canastilla, desde la que trabajarán albañiles y pintores.

En cuanto a la operativa específica en la Catedral, “el desafío más grande está en hacer un trabajo en una guindola, con cierta inestabilidad, en un trabajo diseñado para hacerse con un andamiaje muchísimo más costoso y que insumiría mucho más tiempo”. Los trabajadores que suban a realizar las tareas requeridas están en permanente contacto con el operador de la grúa.

“Para lo que es la cuidad de Minas es un trabajo atípico, pero si miramos la industria de la construcción en general, es una metodología ya convencional, por la seguridad y por lo económica”, dijo, por su parte Mario Melchiorre, quien durante la tarde dio una charla sobre medidas de seguridad al personal que trabajará en las alturas. “Anteriormente había que armar andamios, eran muchos días de trabajo, con todo el riesgo que eso implica”, mientras que con este equipamiento, “certificado por empresas internacionales, con operadores calificados, y con la capacitación de la gente que va a trabajar en las obras y los elementos de seguridad, se transforma en una tarea segura y controlable”, explicó.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.