Ultimas Noticias

BAJAR LA VOZ PARA DETENER EL TIEMPO: LA MAGIA DE LOS SUSURRADORES

De las calles de París, a la cumbre del Cerro Partido: niños de la Escuela Nº 54 "Clemente Estable" se adentraron en el mundo mágico de "los susurradores", a través de un taller realizado hoy como parte de las actividades del Festival Lunar.



En sus orígenes, los Susurradores (“les souffleurs" en francés), fueron un grupo de actores, cantantes y escritores que, vestidos de negro y portando un paraguas o un abanico, susurraban “secretos poéticos” en el metro, en los parques, o cualquier lugar de la vía pública parisina, a través de cañas huecas o tubos de fibra de vidrio y de cartón. Aún es posible cruzarlos o verlos a orillas del Sena, sorprendiendo y acompañando a la gente con sus ocurrencias poéticas.

La acción de susurrar pretende desacelerar el tiempo a través de un poema, un cuento, una frase; invitando a detenerse en este mundo apresurado para disfrutar de la palabra, creando un vínculo entre el que susurra y el que es susurrado.

Como parte de las actividades del Festival Lunar, alumnos de cuarto, quinto y sexto de la Escuela Nº 54 “Clemente Estable” de Minas, participaron en la mañana de hoy de un Taller de Susurradores facilitado por Mariela Castelar, con quien dialogamos en horas del mediodía, una vez finalizado el taller.

“El susurro hace que los niños bajen el tono, se relacionen de otra manera, se logra que lleguen a un vínculo más profundo, en el que cuidan al otro, saben que no tienen que gritarle… y por otro lado, inventan susurros, lo que permite vencer un montón de vergüenzas, jugando a ser poeta” nos explicó Mariela.

El taller consistió en dos partes, la primera, en la que aprenden cómo usarlo, qué se puede susurrar y qué no, cómo crear los susurros, cómo susurrar, cómo acercarse a la gente, cómo abordarla; y después está toda la parte plástica, de creación del “susurrador” en la que la imaginación y manualidad juegan un rol fundamental. En el caso de hoy, los alumnos trabajaron con tubos de cartón, papel crepé, revistas, y restos de papeles, creando susurradores muy diferentes. “Y eso es como mágico, cuando vos vas y hacés una intervención de susurradores en alguna plaza o en algún lugar, más allá de todo lo que provoca el susurro, visualmente es un espectáculo en sí mismo” nos comentó la tallerista.

La propuesta también incluyó una convocatoria a los susurradores para participar en el Encuentro Lunar el próximo domingo, y se practicaron las formaciones de cómo susurrar, con la idea de encontrarse en la rambla y poner en práctica lo aprendido susurrándole al público asistente.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.