Ultimas Noticias

LOS DERECHOS HUMANOS Y LA DISCRIMINACIÓN

Podemos decir que ambos conceptos están presentes desde la misma existencia del ser humano, que a través de su historia ha trabajado por su defensa en un caso y por su desaparición en el otro. Ambos son porfiados porque continúan sin solución plena, lo que nos ha impedido tener un mundo más amigable, mejor relacionado y mas fraterno. ¿Llegaremos a ese ideal?



Seguramente hemos avanzado mucho, pero es muchísimo lo que aún nos falta porque la naturaleza humana es imperfecta. Recuerdo en mi época de estudiante de sociología cuando se nos interrogaba sobre si cabría la posibilidad de que fuésemos racistas y naturalmente el 100% respondíamos con un rotundo NO. Sobre todo a los varones se nos venía a la memoria aquel compañero de color de la escuela o liceo que jugaba tan bien al fútbol y que todos lo queríamos integrando nuestro equipo para asegurarnos el triunfo. Pero la cosa se complicaba con otras preguntas más directas, hasta que la última era si lo aceptaríamos como el novio de nuestra hermana. Ahí se nos desdibujaba nuestra posición inicial sobre el racismo. Para ir superando estas contradicciones tan propias de la naturaleza humana, a través de la historia se han transitado muchos caminos signados en su mayoría por buenas intenciones aunque los resultados en algunos casos han sido los opuestos a los buscados. Así de golpe nos encontramos que el Consejo de Educación Inicial y Primaria aprueba un manual no obligatorio para los docentes para ser aplicado en todas las escuelas del país denominado “Propuesta didáctica para el abordaje de la educación sexual”. Este manual fue elaborado por la ong “Gurises Unidos” y antes hubo otra, “Llamale H” del colectivo “Ovejas negras”, lo que nos plantea la interrogante de que es lo que impide a las legítimas autoridades de nuestra enseñanza a apelar a los buenos técnicos que tienen para el abordaje de temas tan sensibles y delicados. De la lectura de esta propuesta resulta: 

1) Primer objetivo: “Promover una vivencia positiva del propio cuerpo aprendiendo a distinguir las sensaciones placenteras de las displacenteras”.

2) Desarrollo de la actividad. El docente a su criterio organiza grupos de parejas que pueden ser niño con niña o niño con niño o niña con niña los que sacándose los zapatos y medias tocan alguna alfombra, piedritas o los pies del compañero. Luego masajes en los hombros, la espalda, los brazos y las manos sintiendo las partes blandas y duras del cuerpo, masajes capilares, caricias en el pelo y abrazos apretados. Se sentaran espalda con espalda intentando acompasar sus respiraciones sin hablarse y se acostaran uno al lado del otro. El docente no puede decirles a los niños que tienen pene y a las niñas vagina. En lugar de eso lo correcto sería “que algunos varones tienen pene y algunas niñas tienen vagina” parece que el fundamento sería que existe una ley que habilita el cambio de sexo. Ahora la trasmisión de conocimientos no puede pasarle olímpicamente por encima a la naturaleza de las cosas, que son las leyes naturales. Sobre esa ley podemos estar de acuerdo o no pero su existencia no habilita que la educación de nuestros hijos y nietos desconozca, reitero, las leyes naturales. Tampoco el docente les debe hablar de los órganos masculinos y femeninos como “órganos reproductores” sino de “genitales” sin siquiera advertir que la raíz de esta palabra está referida a la reproducción.

3) Cierre o final. Al finalizar esta experiencia educativa el docente debe promover el relato de los niños y niñas sobre las sensaciones que más les gustaron o menos y los por qué. 

Comentarios nuestros

La pregunta que nos surge de inmediato es ¿Algun padre, madre, abuelo o tutor estaría de acuerdo que a ese niño o niña el docente le imponga que mantenga con otro compañero que ni siquiera tuvo la chance de elegir contactos físicos con un claro perfil erótico? No creo que más allá de la pertenencia a una colectividad política o religiosa o filosófica una persona en su sano juicio pueda aprobar estas prácticas educativas. Como persona de derecho no puedo olvidarme de nuestra Constitución que en su art. 41 expresa “El cuidado y educación de los hijos para que estos alcancen su plena capacidad corporal, intelectual y social es un deber y un derecho de los padres”. En un régimen democrático el Estado no está nunca por encima de la familia salvo en casos de patologías sociales, de abandono u otros en los que no queda otra. Es legítimo preguntarse dónde quedan algunos de nuestros Derechos Humanos fundamentales que son nuestra libertad, intimidad, privacidad. ¿Nosotros, tan adultos que somos, incluidos esos maestros que tienen la sagrada tarea de trasmitir conocimientos a nuestros hijos, estaríamos dispuestos a aceptar que una autoridad nos impusiera este tipo de prácticas con otras personas que no elegimos libremente? Para mi, que tengo la categoría de abuelo, me resulta de toda evidencia que no se trata que yo me quede anclado en los catálogos del London-París. Lo que está sucediendo es que nos están contrabandeando una ideología de género que nada tiene que ver con el respeto y la consideración que merecen los que son diferentes a nosotros por su color de piel, su orientación sexual u otros. La lucha por la no discriminación es una responsabilidad del día a día que los ciudadanos deberíamos tener como obligación moral para contribuir a su desaparición. Esta ideología no reconoce el papel de la biología en nuestra identidad sexual porque considera que la misma es una construcción cultural o social. Estaría bueno que quienes estamos de punta contra esta “Propuesta didáctica” no seamos discriminados por conservadores, neo-liberales, confesionales de alguna corriente religiosa, porque si alguien así procediera estaría bajando el nivel de discusión .Por ello me pareció de interés referir al columnista del Semanario Voces, Dr. Hoenir Sarthou, un hombre de izquierda, insospechado de confesional, o influenciado por corrientes supuestamente conservadoras expresa que esta Propuesta Educativa “es más parecida a un correccional ideológico que a un ámbito educativo”. Otro referente de la izquierda uruguaya, Esteban Valenti, igualmente insospechado de estar alentando corrientes que jueguen a favor de la discriminación en su agencia digital de noticias UY-PRESS, escribió que si estas recomendaciones a los docentes son llevadas a la práctica “denunciará penalmente a Primaria por el delito de abuso innominado de funciones”.

Conclusión

Nos resulta muy triste y lastimoso que nuestros nietos puedan llegar a ser sometidos, y violentados en sus Derechos Humanos más sagrados. ¿Qué derechos pueden esgrimir las autoridades educativas para aprobar y llevar adelante este atropello nada más y nada menos que de disposiciones de meridiana claridad de nuestra Constitución? Quienes tienen responsabilidades políticas sabrán qué camino transitar, si por los valores éticos y morales que han sido desde siempre los cimientos de nuestro Uruguay o por lo políticamente correcto desde el punto de vista político electoral.

Esc. Herman Vergara Olazabal

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.