Ultimas Noticias

“EL ÚNICO COMPROMISO QUE PARA MI VALE ES EL COMPROMISO CON LA VIDA”

El escritor nacido en La Macana, departamento de Florida, y plenamente identificado con la ciudad de Minas, Mario Delgado Aparain, recibió en sábado el Morosoli de Oro de manos del Dr. Gustavo Guadalupe, Secretario Ejecutivo de la Fundación “Lolita Rubial”.



“¿Me creen si les digo que es la primera vez en mi vida que tengo algo de oro?”, bromeó el escritor al comenzar su oratoria. “Si yo tengo que agradecer es a este pueblo, a Minas. Minas soy yo, me siento Minas”, afirmó, recordando la figura del Mtro. Homero Guadalupe, “a quien todavía tengo en la mente con su barba de profeta, con su espíritu de mártir de la educación que lo fue”, así como también a Ana y Mary Morosoli, “hijas de ese gigante que desde las tierras de William Faulkner hasta el Uruguay es uno de los grandes narradores de habla hispana”, en referencia a Juan José Morosoli. “Aprendí muchísimo leyéndolo, entendiéndolo, conversando con sus hijas, con sus nietos. No tuve la suerte, llegué tarde, unos años después de él haberse ido, y tengo una imagen de él sentado en las bolsas de lana de la barraca en la que pensaba, contaba, porque era un formidable narrador oral”, recalcó.

Reiteró que para él, Minas constituye una doble fuente. En primer lugar de reflexión, “porque si a alguien le debo algo en este pueblo era a la última generación de profesores humanistas de Enseñanza Secundaria, que me enseñaron a amar el conocimiento, las ciencias, la química inorgánica, la física nuclear, la filosofía, la astronomía, la geografía humana, la literatura”, citando los nombres de Suleika Ibáñez de Collazo, Nelly Riccetto, Julián Mazzoni, Ricardo Bayarres, Pedro Gomila, Marisa Pintos y tantos otros. “Ellos me enseñaron a tener una concepción del mundo que se centra en una palabra que para mi es sagrada, tan sagrada como difícil de construir, y es la palabra nosotros, la construcción progresiva, sacrificada y pasional del nosotros”.

La segunda fuente es para Delgado Aparain la de creación. “Venía en el viaje hacia acá pensando que el 90% de los personajes que deambulan por los ‘engendros’ son de acá. No lo puedo evitar. Algunos conocidísimos, otros desconocidos, lugares que vienen a ser verdaderos escenarios de narración, como El Morrocollo, un boliche de las afueras, José Alayón, el camarada Cáceres, Beovides, Johnny Muniz. Todas ellas son guiñadas a la vida. El único compromiso que para mi vale que es el compromiso con la vida. De ahí salen todos los pensamientos orgánicos, sistémicos, susceptibles de ser continuados”, manifestó.

“Tengo cinco hijos. Alguna vez pensé en atarme las trompas de Eustaquio como para no escuchar lo que hablaban, pero no lo hice, y dos nietas que llegan pronto. Esto es Minas, esto es Minas, ese es Minas, el señor es Minas, y yo los llevo a todos en mi corazón. Es un planeta muy pequeño pero caben muchos habitantes. Y son esto. Gracias de todo corazón”, concluyó entre aplausos su alocución el escritor Mario Delgado Aparain, Morosoli de Oro 2018.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.