Ultimas Noticias

ALEXIS “PULPO” VIERA COMPARTE SU TESTIMONIO DE VIDA EN MINAS

El 25 de agosto de 2015, junto a su esposa, el golero Alexis Viera era asaltado en Cali, Colombia. Una bala afectó severamente su columna vertebral, comprometiendo la movilidad de sus extremidades inferiores. A partir de ello, la meta era una sola: volver a ponerse de pie y caminar. Sangre, sudor y lágrimas, pero lo logró.



La pasión por el fútbol sigue en él intacta. Hoy prefiere no centrarse en lo ocurrido en tierras cafeteras sino en lo acontecido a partir de ese hecho. Por ello brinda charlas motivacionales (hoy miércoles en Teatro Lavalleja) y estrenó el documental sobre su historia de vida.

Nos contactamos con la producción que acompaña a Alexis Viera y a partir de ella pudimos conocer de primera mano su lucha y su presente. “Volver a empezar” es el título del libro del ex golero, y “Alexis Viera: una historia de superación”, el documental que es exhibido en salas de cine uruguayas, el cual insumió dos años de trabajo. Es la película de un deportista de elite que desde niño persiguió el sueño de alcanzar la cima haciendo lo que más amaba, jugar al fútbol. Cuando había alcanzado su sueño, un episodio trágico cortó su carrera y cambió su vida para siempre. Un robo, dos balazos y la imposibilidad de caminar. Cuando todo parecía imposible, la voluntad, el sacrificio y la esperanza pudieron desafiar la lógica y a la ciencia. Esta es la historia de Alexis Viera, una historia de supervivencia, valor y coraje.

Alexis Viera defendía el arco del Depor FC, de la segunda división del fútbol de Colombia, en agosto de 2015. Tras realizar un retiro de dinero de una institución bancaria caleña en compañía de su esposa y cuando estaba cerca de su casa fue abordado por dos personas, quienes al parecer intentan hurtarle el bolso. Allí se dio un forcejeo y el delincuente disparó su arma. Viera quien recibió heridas de bala y su esposa un golpe en la cabeza. “Veníamos llegando a casa, se acercó una moto, se bajó una persona, me gritó ‘dame la plata o te quemo’… Todo se enlenteció”, recuerda. Viera y su esposa fueron trasladados a la clínica Valle del Lili, donde debió ser reanimado por el grupo de urgencias. A su vez se decidió que el arquero requería de una intervención urgente porque presentaba heridas en ambos lóbulos del pulmón izquierdo. Tras la operación, las autoridades médicas de la institución declaraban que Viera tenía una lesión medular y aunque “la evaluación es aún preliminar” las manifestaciones clínicas del jugador mostraron que “no puede mover las extremidades inferiores”. Su condición era grave. “En mi cabeza yo sabía que me iba a recuperar”, expresa a la distancia.

En su momento, las autoridades ofrecieron una recompensa de 50 millones de pesos colombianos (15.460 dólares) para quien diera información que permitiera capturar a los atacantes.

Alexis “Pulpo” Viera tenía en ese entonces 36 años y un amplio recorrido dentro del fútbol. “El diagnóstico médico que tuve fue que no iba a volver a caminar, que iba a estar sentado en una silla de ruedas, postrado en una cama. Ahí uno se da cuenta que puede vencer cualquier adversidad”.

La policía logró capturar a Ánderson Lozano, el agresor, y la justicia colombiana lo condenó por el hecho. Dos años después del episodio, Alexis Viera visitó la cárcel donde estaba recluido su agresor y perdonó a quien le disparó condicionando su vida al extremo de sus posibilidades. “El perdón es la cura que todos necesitamos para nuestra alma. Hoy me tocó perdonar a la persona que me hizo mucho daño. Dios es perdón y amor”, escribía nuestro compatriota en su cuenta de Twitter en un mensaje que acompañó con una foto del encuentro. “Cada día me doy cuenta que Dios está en mi vida. Fuimos a la cárcel a estirarle la mano a Ánderson Lozano y sé que Dios lo va ayudar a cambiar. En mi corazón solo hay gozo y alegría del amor de dios”, añadió.

Paralelamente a sanar las heridas internas, Viera se concentró en su recuperación física, etapa dura y desgastante. “Uno hace fuerza con todo el cuerpo, se cansa psicológica y físicamente y no encuentra resultados, pero es ahí donde dice presente la perseverancia. Todo está en la mente”, afirma convencido.

En las charlas motivacionales que brinda hoy y que esperemos puedan desarrollarse en nuestro departamento, Viera manifiesta: “Afronten el problema, asuman la realidad y traten de buscar las soluciones para salir de él. ¿Quién toma el control? Un líder. ¿Y qué hace un líder? Toma decisiones. ¿Todos en la vida somos líderes? Con el cambio de mentalidad uno logra lo que se propone en la vida. Por eso tenemos que preguntarnos qué haríamos hoy que aún no hemos hecho. Seguramente miraríamos la vida de otra manera, empezaríamos a valorar cosas que hoy no valoramos. Quiero compartir con la gente un camino que la vida me enseñó, de cómo pararme o de cómo hacer que lo imposible se haga posible. ¿Se han preguntado si tienen las herramientas para superarse?”

Con todo lo sucedido, aprendió que en la vida hay dos caminos, el correcto y el incorrecto. “Yo cuento una historia de vida. De eso se trata la vida, de compartir, de dar y de recibir. No me había dado cuenta que tenemos un potencial dentro de cada uno de nosotros y que no debemos llegar a una situación límite para descubrirlo. Tu ejemplo habla por vos. Yo sabía que el camino iba a ser duro pero tenía que tomar el control de la situación. Ganadora en la vida es aquella persona que nunca lo va a dejar de intentar”, enfatiza.

“Lamentablemente, tuve que tocar fondo para reaccionar. Por eso la propuesta es para que otras personas no lleguen a tocar fondo, puedan reflexionar, darse cuenta de muchas cosas, darle valor a la vida, respetar y valorar a las personas que tenemos al lado y hacer siempre lo correcto, tanto en lo personal, en lo familiar, como en lo laboral”, señala Viera.

Para él han sido enriquecedoras las charlas brindadas hasta el momento. “Todo el mundo tiene problemas y que las personas te abracen, se pongan a llorar, se identifiquen contigo, tengan algún tipo de conexión por el problema difícil que están pasando, me llena de orgullo. Nunca hay que tirar la toalla. Siempre con actitud positiva”, exhorta.

Viera sigue radicado en Colombia y vinculado al fútbol a través del trabajo en escuelitas de este deporte donde hace la docencia a los futuros porteros. “Muchos niños no me vieron jugar al fútbol pero sí en esta situación y me abrazan. Esa es otra cosa que me hace levantar todos los días, porque no solo aprendí a levantarme por mi familia sino por todos. O te quedas tirado en el piso o tomas la decisión de levantarte. Cuando uno toma la segunda opción, se termina volviendo ejemplo para muchas personas, dejando huella para quienes vienen detrás”.

Para Alexis Viera, “ser ganador en esta vida no es tener un trofeo o una medalla. Ser ganador en la vida es aquella persona que siempre tiene algo para aprender todos los días y lo aprende, que se cae y se levanta, que siempre piensa en positivo”, remarcó.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Arequita Digital Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Storman. Con la tecnología de Blogger.